Una silueta frena a otra en el cerebro

Ser positivo

19 noviembre 2020 Por Adrià Vilagrosa

Aprende a ser positivo mediante los mensajes positivos.

Antes de empezar, quiero que pienses por un momento en la primera persona con la que hablas cada mañana.

Ahora piensa por un momento en la última persona con la que hablas cada día.

Si no has pensado que es persona eres tú, te has confundido.

Hablamos con nosotr@s todo el día.

Somos la persona con la que más conversaciones mantenemos, y nos lanzamos mensajes constantemente, sin embargo, muchas veces esos mensajes no son positivos.

“Soy un desastre”

“No voy a salir de esta”

“Siempre estoy igual”

Son algunos ejemplos de mensajes negativos que nos lanzamos a nosotros mismos frente a determinadas situaciones cotidianas.

“No le caeré bien”

“No sé si encajare con este grupo”

Son otro ejemplo de mensajes negativos que nos lanzamos en el contexto social.

Me gustaría que imaginaras por un momento, que vas a tomar un café con tu mejor amiga, y te cuenta, que mañana empieza en un nuevo trabajo, pero que le preocupa un poco, ya que el equipo lleva muchos años trabajando juntos, no están acostumbrados a la rotación y tiene miedo a no encajar.

¿Tu respuesta será “No sé si encajaras con el grupo” o “Puede que no les caigas bien”?

Y si te cuenta que está atravesando un mal momento, ¿Le dirás “No vas a salir de esta”?

Llegados a este punto, te hago una pregunta ¿Si no le dirías esto a tu amiga, a tu jefa, a tu compañero de trabajo, porque te lo dices a ti?

Los mensajes que nos damos son muy importantes, debemos cambiar el enfoque, y substituir los mensajes negativos por positivos.

Y la razón por la que debemos hacer este cambio es que los mensajes que nos damos confeccionan nuestra realidad, de modo, que atraemos a nuestra vida, eso que primero hemos atraído en nuestra mente.

Son muchas las personas que no remontan de una situación económica negativa, al haberse repetido constantemente “siempre iré mal de dinero”, “no superaré este bache” y un largo etc.. Por poner solo un ejemplo.

Por lo tanto, si queremos atraer cosas positivas a nuestras vidas, debemos empezar por escuchar esa voz que constantemente nos envía mensajes, identificar los mensajes positivos y negativos, y modificar los negativos.

Para ello, te dejo a continuación un ejercicio que te ayudará.

Ejercicio para ser positivo

El primer paso es hacer una lista de aspectos de tu vida que actualmente están presentando problemas, o no están funcionando como te gustaría.

Ahora haz una segunda lista de todo lo que te dices, todos esos mensajes que te lanzas cuando te enfrentas a una determinada situación, cuando te levantas, cuando te vas a dormir, y durante todo el día, tanto los positivos como los negativos.

Ahora comprueba si existen situaciones en la primera lista, que puedan tener relación con cosas anotadas en la segunda.

Te dejo un ejemplo:

Problemas actualesMensajes
No llego a fin de mesTengo muchos gastos
Estoy posponiendo mis tareas pendientesEstoy tan ocupado/a
No estoy prestando atención a mis hijosMis hijos se hacen mayores y ya van a la suya

Probablemente hayas encontrado una relación entre algunos de los problemas actuales y algunos de los mensajes que te dices, y eso es lo que no te permite ser positivo.

Si no la has encontrado, no te preocupes, continua con el ejercicio del mismo modo.

Ahora, en cuanto a los mensajes negativos tienes que pensar una forma de transformarlos en positivos. Te doy algunos ejemplos:

Soy un desastre: Esta vez no me ha salido bien pero seguro que lo consigo la próxima vez.

No sé si encajaré: En general caigo bien a las personas, y encajo allí donde voy, aquí también encajaré.

No voy a salir de esta: Voy a salir de esta reforzado.

Tengo muchos gastos: Voy a enfocarme en reducir gastos o en aumentar mis ingresos

Una vez que has substituido estos mensajes negativos por mensajes positivos, es el momento, de empezar el cambio de mensajes.

Cambiar los mensajes mediante hábitos

Para realizar cualquier cambio, pienso que lo ideal es utilizar un hábito, en esta entrada puedes ver con detalle como crear este hábito, que a largo plazo, te generará un beneficio muy positivo.

Ya que cuando dices “nunca tendré dinero”, le estás diciendo a tu cerebro “encárgate de que no tenga dinero nunca”, cuando te dices “no voy a salir de esta” le estás diciendo a tu cerebro “haz todo lo posible para que no salga de esta”.

¿Entiendes ahora la importancia de lanzarte mensajes positivos?

Y tú ¿Qué mensajes te estabas diciendo a ti mismo/a?

La imagen muestra un cerebro y dos muñecos a su lado, uno intenta avanzar pero el otro le detiene, como ocurre cuando no nos lanzamos mensajes positivos.

 

Por favor, puntúa este contenido para seguir mejorando

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 3

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en las redes sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?