Mujer mirando al amanecer

Dar gracias a la vida

23 noviembre 2020 Por Adrià Vilagrosa

Al empezar el día, lo primero que deberíamos hacer es dar gracias a la vida.

Darle gracias por poder sentir el olor de un café por la mañana, por los ojos que nos permiten ver la luz del sol, por el oído y la boca que nos permiten interactuar con los demás.

Dar gracias por despertarnos bajo un techo, por tener acceso a la alimentación, a los suministros, a la tecnología, aspectos a los que estamos acostumbrados, pero que difícilmente sabríamos vivir sin ellos.

Debemos dar gracias a la vida también por las personas que nos rodean, por todo lo que tenemos.

El agradecimiento es el primer paso, la vida no nos dará más, si somos incapaces de valorar todo aquello que tenemos, y por ello, te propongo integrar en tu rutina de cada mañana lo siguiente:

Agradecer, desear y visualizar

Empieza el día dando gracias, a todo lo que hemos dicho y a todo lo que se te ocurra, una vez que sientes que has dado gracias desde el corazón, es entonces y no antes cuando corresponde desear.

No desees con miedo a pedir mucho, con miedo a ser avaricioso, desea lo que realmente deseas, sé sincero contigo mismo.

Si deseas un coche de lujo, no hay nada malo en ello, si deseas una casa con piscina tampoco hay nada de malo en ello, desea todas esas cosas, personales, sociales, materiales.

Piensa en todas esas cosas, y entonces, visualizate a ti mismo, con todo lujo de detalles y con felicidad, viviendo esas experiencias.

Si deseas un coche de lujo, cierra los ojos y simula que conduces, siente el placer de conducir ese coche, siente el aire entrar por la ventana, la adrenalina, tu canción favorita de fondo.

Si deseas ver pronto a un familiar que está lejos, cierra los ojos y siente ese abrazo, esas palabras, recuerda su voz.

Visualiza todo aquello que quieres en tu vida, esa es la forma que tienes de decirle a tu mente “Donde vamos”, cuando tu mente entienda cuál es el objetivo, tu mente te ayudará a encontrar el camino.

Te recomiendo realizar esta rutina cada mañana para no perder de vista tus objetivos, pero esta rutina es inservible si el resto del día no alimentas a tu cerebro con mensajes positivos.

La combinación de ambos, te llevará a tus objetivos.

Por favor, puntúa este contenido para seguir mejorando

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 3

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en las redes sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?